Que dificil es ser, lo que se quiere ser.

Sábado 19 de Octubre del 2.013





Sus manos nunca llegan donde sus ansias quieren,
su egoísmo llega donde sus brazos no alcanzan;
es el hombre quien no se conforma con lo que tiene
porque sus fantasías sin límites les abrasa,
dan calor a sus alas, se incendian y elevan
buscando lo que sus brazos no abrazan.

El hombre se tiene miedo a si mismo
y se pierde en su arrogancia;
quiere ser el centro del universo
y se pierde en sus galaxias;
siempre más allá de si mismo
donde guarda su caudal de ignorancia. 

Cuando el hombre se de cuenta
que solo es, lo que es, sin otra solución; 
será el día de su encuentro y consagración
y sabrá que con ser humano le basta;
que no busque más allá de si mismo
donde se encuentra el techo de su arrogancia.

En ser o no ser hombre, está la cuestión.

Jecego.

4 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Hola mi queridísimo poeta, si que somos arrogantes si, pero no creo nos demos cuenta, y cuando nos damos cuenta de que no somos nada ya es tarde.
La verdad es que tampoco hay mucho de que presumir, si somos unos infelices.
Bss y buena semana

P.D. Con todo lo que tienes encima a-in te acuerdas de preguntar por mi salud. Nada especial, alguna que otro apaño, rehabilitación y aquí vamos.
Gracias

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amigota Katy; como digo yo, para que se queja uno, y a quién se queja. Cuando nos duele algo, un masajito y a seguir.
Estoy de acuerdo contigo en cuanto a nuestro deseo de querer algo diferente a lo que tenemos y eso nos hace infelices. Y nos cuesta aprender.
Un abrazo hoy que es tu día; por ser madre.
Iba a escribir algo sobre ustedes, madres, y me encontré con tu comentario. Dos abrazos, por amiga y por madre. Isidro.

Marina Fligueira dijo...

Bueno, pues no todos seremos así de arrogantes digo yo. Pero los versos están de delicia como siempre.
Yo sé que si que hay personas que son arrogantes y con nada están conformes, pero acaban depresivos cuando no pueden alzar lo que desean.
Que feliz me siento yo sin pesos sin cosas que me aten, sólo una mochila liviana con cuatro cosas, amor, caridad, solidaridad y esperanza.
Y soy la mujer más feliz del mundo.
Gracias por regalarnos tus bonitas letras.
Un abrazo afectivo y muy buenas noches.

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Marina Fligueira, gracias por tu visita y comentario.
Me gustó tu expresión " que feliz me siento" . Nada existe más hermoso que la felicidad.
Un abrazo. Isidro. Jecego.