Fundidos desde aquel abrazo.





Le escribo en monosílabas, despacio
muy despacio como pensando; luego
me aventuro a mover mis labios y digo:
estoy fundido en ella, silabeo y sigo...
escribiendo, separando lo que es suyo
de lo que es mio....sin poder separarlo.

Célula a célula, lentamente voy separando
su vocabulario del mio, desintegrando,
aquella fusión que hicimos, cuando nos abrazamos;
en aquel momento tan lejano y tan cercano
en el tiempo; fueron soles que se fundieron
mares que se enarbolaron, y cielos que se unieron.

Se embrazaron nuestros cuerpo y fundieron
se hizo luz la noche,  la tierra se hizo cielo y
y sus rocas, nuestros cuerpos como soles vivos;
la paz se hizo guerra en nuestros cuerpos
que lucharon para unirnos en uno solo
en cuerpo y alma para no poder separarnos.

Por eso ahora no puedo hablarle a ella de mi,
somos uno solo, y no nos quedan palabras separadas.....
ni células, ni silencios, ni silabas, ni nada, estamos fundidos
desde aquel abrazo, en la cañada......

Jecego.


2 comentarios:

emi dijo...

Maravillosa, preciosa como siempre
Un gran abrazo

Katy Sánchez dijo...

"estamos fundidos
desde aquel abrazo, en la cañada..."
Cuando el amor es verdadero se termina siendo uno, y no solo uno para el otro.
Bss Isidro, como siempre lo has bordado