La miel también es amarga.



Canta el ruiseñor en la mañana
y diluye su canto en la brisa;
se hace el milagro y eterniza
su plegaria como trino, 
y belleza como nana.

Como el ruiseñor quisiera cantar
echar al viento mis cantares, 
hacer de mis noches, mañanas
con horizontes azules y claras realidades;
que mis males se hagan olvidos
y mis cantos madrigales.

Que mis sueños sean los tuyos
que tus labios sean la miel
que endulce mi boca amarga;

que el Alba rompa la negra noche
navegando sobre las olas atlánticas
hasta mis orillas, con la Aurora de la mañana.

Jecego.

2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

La miel es amarga cuando el corazón no está endulzado. En tu caso toso amarga porque no puedes compartir esos bellos amaneceres de los que hablas, ni escuchar con las del alma los trinos del ruiseñor.
Esperemos que sea por poco tiempo.
Bss y buen finde Isidro

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy, tus palabras con como el canto del ruiseñor; melodía.. y me quedo con ella.
Un abrazo y gracias por estar ahí, tan cerca.
Isidro.