Busco una voz que grite fuerte...




Busco una voz que grite al prepotente
y gritarle en medio de su consulta,  
gritarle que oigan mi voz potente
la gente que pasa por la calle.

Hay hombres engreídos de sus saberes 
que solo son lo que ellos saben,
pobres hombres titulados sin saber
que ignoran más que lo que creen. 

Que solo repiten lo que han leído
que no son capaces de avistar un signo más,
que no descubren nada nuevo fuera del texto
y a veces ni repetir saben. 

El hombre ignorante es la máscara de sí mismo,
el sabihondo, el que todo se lo sabe,
el que predica sin parar sus éxitos, pocos,
calla sus errores graves, y se corona a sí mismo.

Busco una voz fuerte que se oiga en todas partes
para que ese hombre chulo de clase, me oiga,
quiero decirle a la cara que todos somos humanos
incluso su madre, que nos trate como a ella y calle.

Me gustaría hacerle un verso que le hable descaradamente
que se quite su corona chulesca que no le vale,
que nos hable mirando a la cara, no como lo hace
por encima del hombre, como a su madre.

Estoy dolido del trato de esa gente que se cree rey
que se lo sabe todo y nos da clase sin saber;
mejor sería se mirara al espejo y viese a su madre
suplicándole que trate con cariño a sus semejantes.

Que las tortilla como las monedas tienen dos caras
que el tiempo las quema o las revalora;
con amor se hacen mejor las cosas buenas
y menos malas, las malas. Aprende y valora

Hasta aquí sin puntos en las ies..............
espero no tener que buscar una bocina
para que se oigan mis palabras...,
más fuertes en esos lugares donde existen perros de caza....
que en vez de hablar con amor... ladran como canes..

Jecego.

4 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Tu poema deja ver la impotencia que tenemos cuando nos enfrentamos con personas de este tipo que se creen más que nadie, que lo saben todos y en dónde tu no eres más que un mosquito mendigando humanidad,. Es terrible, porque se tiene una pena, se necesita consuelo, y que mejor que una persona preparas¡da, pero estas no siempre tienen alma. Ni con bocina querido Isidro se darían por aludidos.
Lo siento de veras.
Bss

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy, tienes toda la razón Vivimos al margen del derecho de ser BIEN atendido; Parece ser que a los que pagamos se nos niega la atención, que está reservada para los AMIGOS y recomendados.
Salud y Justicia, dos desconocidos entre la clase media y baja....

María Asturias dijo...

Si que la impotencia en ocasiones atrapa nuestros corazones, espero que estes bien, te dejo todo mi cariño

Isidro Jesus Cedres dijo...

María Asturias; amiga, gracias por tu comentario. Estoy atrapado por la impotencia que nos ata a estos centros.
Un abrazo, Isidro.