Las mentiras piadosas también duelen.

                                          La amapola es bella, 
                                          pero guarda veneno en sus entrañas.   
                                         Todo lo que reluce no es oro. 

Nada es más malo
que ver destruidos sus sueños;
nada más hermoso, que ver un amanecer;
que llegar a la noche sin desfallecer
viendo cumplido sus sabios embelesos.

Nada peor que ver rota su esperanza,
que ver partir a quien más quieres;
que sea tu abuelo quien te mantiene,
que tu voz caiga en el vacío
y que los ángeles no despierten....

Nada es más indigerible,que la lengua de un pariente
cuando habla señalando a ti con el dedo;
nada más delicioso que un beso al amanecer,
nada iguala al encanto de una mujer
cuando deja a su cuerpo sin hojas para ti.

No si es malo o bueno, pero me llena de dolor
cuando arrancas una rosa a un rosal;
como sufren las rosas que ven partir a su hermana,
la lloran como si a ellas mismas arrancaran la vida
y todas juntas rezan queriendo salvarla.

No ocurre lo mismo entre humanos, y a veces
se reúnen para celebrar algo que a mi me duele,
se olvidan de ser hermanos y prefieren
que la vida les aparten, les silencien, le callen,
antes que unirse salvando errores que puedan ayudarle. 

Es que se han olvidado de Dios
aún llevando el rosario en la mano;
van como ángeles por las calles
como solitarios duendes deambulan buscando
otros ojos y otra lengua que acredite sus comentarios;

comentarios que solo ellos creen.........
gracias a Dios....
respondo....

Jecego.

2 comentarios:

Alexander dijo...

'Nada es peor que ver rota su esperanza, que ver partir a quien más quieres...'
Ese sutil juego de palabras me gustaron mucho.
Hace tiempo que no pasaba por aca. Con tu permiso, me quedare un poco mas.
Saludos.

Isidro Jesus Cedres dijo...

Estás en tu casa amigo Alexander, ven cuando quieras y quédate cuanto quieras.
Un abrazo. Isidro.