Una amiga y madre.

Preciosa me veo cuando te miro
porque en el fondo, solo a ti te veo.
Bajo un cielo azul repleto de sueños
y a mi lado tu cuerpo saliendo del mío.


Me inclino ante tu belleza y sonrío
porque saliendo de mi, soy tu madre,
tu padre puso buena parte en mi río
y yo puse en tu corazón,  mi sangre.


Solo el ansia de darte mi pecho. Amamantarte
hace mi mundo infinito. Tú te prolongarás en mi tiempo
ese espacio que con mis brazos no alcanzo a darte.


Con mis dedos cojo el pezón de mi pecho y te ayudo
a tomar de mi leche el amor infinito que te ofrezco
como el mismo cielo que puso en mi vientre, 
ese grito de amor, hija..y madre....


De Jecego para una amiga.







4 comentarios:

Marinel dijo...

Tu amiga,a la que imagino madre,se pondrá muy contenta,porque son versos verdaderos:
Las madres ponemos la carne y la sangre en el amor y cuidado de nuestros hijos.
Muy bonito.
Un beso.

Estrella Altair dijo...

Vaya!!!!

... va tu vida.. y tu sangre y tus anhelos y tus deseos..

y tus hilos vitales..

asidos a este poema..

lo noto..

un beso para ti muy fuerte...

Jacque dijo...

Lindo Poema... Angel...


BESOS
BEIJOS

Jacque dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.