Mi imaginación voló a tu encuentro.

Gracias regia princesa
por la luz que me dan tus ojos
iluminando el camino de mi esperanza,
y por tu mano que me lleva por tus senderos
embriagados con el néctar de tus labios
y el abrazo candoroso de tus cadenas; 


hechas de acero noble, a prueba de tempestades,
de tiempo, de distancia, y de olvido;  ni la misma noche
puede apagar la luz que me dan tus ojos
en el día primaveral que me regalas.
y el sueño sublime que me despierta.


Por favor, no rompas tus cadenas
mantenme atado a tu figura genuina 
cerca de la miel de tus labios,
al calor de tu cuerpo, y la luz de tus ojos;
hasta que amanezca un día de primavera
donde las verdes praderas florezcan.


Ese día amor, cantarán todos los pájaros
brotarán de las plantas, sus flores hermosas,
será día de jubilo en la naturaleza
y en nuestro camino se abrirá la esperanza;


se acabarán para mi las noches oscuras
porque mirando a tu cara encontraré la luz que me falta.


Jecego.

4 comentarios:

Marina Fligueira dijo...

¡Ay Isidro de mi arma!

¡Quien será la afortunada!.....
De tus pensamientos de tu alma enganchada, de tus letras que calman y calan hondo en el alma de cualquier dama.
¡Suerte que tiene ella! Y suerte para ti también, que se cumplan esos deseos tiernos y adorables.

Es un poema preciosísimo lleno pasión y dulzura, nacido de una mente muy despierta

Te dejo mi gratitud y admiración. Un abrazote bien apretadito. Te lo mereces. Se muy feliz.

Estrella Altair dijo...

Dios Santo.. es verdad es tan BELLO:....

Y TAN DELICADO....
Y TAN TIERNO:..

me encanta...

y esto:

"se acabarán para mi las noches oscuras porque mirando a tu cara encontraré la luz que me falta".

No tengo palabras Isidro para decirte cuanto, cuanto me emocionan tus versos..

Un beso... muy fuerte

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Marina, gracias por tu enorme y gratificante comentario. Preciosas tus palabras llenas de gratitud y cariño.
Cuando escribo esas tonterías que afortunadamente distraen a algunos amigos/as, lo hago pensando en ustedes mismos, pues yo solo conozco lo que me rodea, y para mi es mucho, y lo es todo.
Hace años, muchos, estuve en un parador en Coruña. Buscaré esas fotos y te haré un comentario de la Plaza de La Concha. Que Santiago te bendiga,
Un abrazo, Jecego

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella, gracias por tu precioso y delicado comentario. Te voy a decir una cosa, que: mientras Venus esté donde está, yo no tendré noches oscura..., soy muy madrugador.., y ella me espera...
Gracias por tu comentario. Que disfrutes este y todos los fines de semana.
Un abrazo. Jecego.