Se termina el verano.

Ya se acerca el otoño
ya el verano se aleja,
mis parras mueren de sed
sus hojas ya se secan;


se preparan para el otoño
todas las hojas se acercan,
en el suelo hacen piña
para luchar en la guerra;


contra el viento que se avecina
en lucha poco fraterna,
les quiere llevar por los aires
simulando balas o cometas;


ellas no quieren volar
quieren quedarse en su tierra,
quieren ser el abono
de sus raíces maternas;


cuando se labore el campo
cuando penetre la reja,
quieren ser para su madre
lo que como hijas fueran;


sombra para sus raíces
sombrilla para sus uvas,
para el cielo verde esmeralda
para su amo,  racimo de perlas;


para la tierra fueron esmeraldas
para el sol, fuente de clorofila,
para rumiantes alimento y calorías
para el mundo, preciosas viñas.


Ahora, cuando acaba el verano
está mi mundo un poco confuso,
ni verde ni oscuro, solo grisáceo
ofrecen mis parras otro mundo;


arracimadas en el suelo, como soldados
preparadas para luchar contra el viento,
quieren morir todas juntas en sus raíces;


en su última batalla, con su último aliento
y dejar a su madre tierra todo su tributo
con el fruto de sus hojas secas, como abono.


Jecego.



9 comentarios:

Jacque dijo...

O seu Poema é lindo, mas triste tb...


BESOS
BEIJOS

Pluma Roja dijo...

Eres un gran poeta, te inspira el campo, el mar, la mujer, ¿Que no te inspira? este canto al campo es precioso. Las parras renacerán y te llevarán nueva vida y siempre volverán a ser abono a la tiera.

Precioso Jecego.

Buenos días.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Mi poema es como la vida misma, feliz y triste a la vez; la vida nos enseña a querer y a odiar, sin dejar de ser vida; nos ensalza y nos esconde, nos besa y nos castiga, y todo, sin dejar de ser vida.
Gracias por tu comentario.
Jecego,

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja; ayer leyendo tu página, tuve envidia de tus letras; tuve silencios y palabras para ti, por lo grande que eras y demuestras,
con los libros que has escrito,
por tu don en la Iglesia, por todo lo que compartes y por ser una gran poeta.
Querida amiga, gracias por compartir.
Jecego.
El próximo mes de Octubre, los días 8 y 15, cumpliremos si Dios quiere, 72 y 80 años, Vamos a celebrarlo con un poema...........

Katy dijo...

Hola Isidro, cuanto se quiere lo que cultivamos con nuestras manos. Cómo nos gustaría protegerlas.
Tú pides la lluvia y yo el verano, siento que se acabe éste porque soy de secano (Ale con rima y todo)
Allí que llueva y a mi que me caliente el solecito.
Enb cualquier caso a disfrutar de la naturaleza que es sabia.
Que casualidad mi mariso y yo también nos llevamos 8 años.
Bss

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, que hermosa es la amistad. Como las plantas, a veces espontaneas, oras cultivadas, siempre están cerca de nosotros. Todos somos naturaleza y como tal debemos cuidarnos los unos a los otros; aunque a veces decimos: ese tío/a, no debió haber nacido....
Un abrazo amiga, y gracias por estar siempre ahí dándome fuerzas.
Jecego.
PD. Amiga, dile a tu marido de mi parte, que te CUIDE, se lo ruego...

Estrella Altair dijo...

Recojamos esas parras Isidro, con la ilusión y la esperanza del amor en el Otoño, amor a la vida, que nos permite un día mas estar aquí y poder ser lo que somos..

Me encanta este del Otoño..

en mi tierra es tan bello el otoño...

y los castaños están ya a rebosar.

Besos muchos

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella, gracias por tu comentario.
Este año aquí, es horrible en cuanto a la agricultura (lo demás peor), ni frutos ni nada; todo enfermedades agrícolas. Hasta los castañeros nos niegan sus frutos. En el momento de florecer el viento y los granizos destruyeron toda su voluntad.
Así que apenas habrá sombra para sus enamorados...
Jecego.

Estrella Altair dijo...

Siempre hay sombra debajo del castaño, pues aunque no estén se llevan en el corazón, y ese recuerdo es indeleble.

Un besazo