¿Por qué sufre el hombre?

Amigos/as, se les han acabado las vacaciones
las he roto yo con mi regreso.


Mujer, tu me haces sufrir, pero no temas,
en mi pecho tengo un lugar guardado para ti
donde escondo un navío que mueve mis olas
y un tesoro de amores para compartir.

Que largos son los días sin ti, infinitos y oscuros
como mi  pensamiento mirando al negro cielo,
con una mirada sobre el mar; busco un refugio
para cobijar todos mis anhelos, en tu pecho.

Tengo soledad  de ti en mi tiempo. 
Te veo más allá de la montaña, en mi soledad
como bálsamo a mi sufrimiento, donde te espero
henchido de amor y sueños para compartir contigo.

Dirijo la proa de mi navío, y me voy a tu encuentro
vístete de flor, de hada, de estrella o de cielo
donde la luz de la vida rompa la noche de mi universo.
Donde pueda encontrarte, como te sueño.

Boga, boga navío, busquemos ese refugio
donde tu mi amada, esperas mi regreso;
la mar está en calma, no hay brizna de viento
solo mis poderosas olas  de deseos 
empujan tus maderos,
hasta ese refugio que solo existe en mis sueños.

Escucha amor, escucha la música del alba
que ha venido a nuestro encuentro,
escucha sus pasos de luz y música
celebrando nuestro encuentro.


Aún sin bajarme del barco
ya siento cumplirse mis deseos.
Gracias a mi nave de esperanzas
se han roto mis sufrimientos
apenas he vuelto a esta casa,
porque el hombre solo sufre
cuando el amor le falla.


Jecego.

3 comentarios:

Estrella Altair dijo...

VAya que poema!!!

elaborado... intenso... y que bonito eso de que los días, sin la persona amada son largos, infinitos y oscuros...

y es tan apasionado esa búsqueda en el viaje que la vida nos lleva en barco.... en navío....

espero y deseo querido amigo que encuentres en tu navío, en tu barco la culminación de tus sueños..

y espero sobre todo que esos dias negros y las luces oscuras se alejen para dejar paso a la alegría y a la vida....

de la luz que dan tus poemas..

a tantos que viajamos en barcos.. buscando la felicidad.

Un besazo muy muy fuerte,

Estrella Altair dijo...

Bueno... no te habrás ido otra vez de vuelta a vacacionar..

que aquí también tienes responsabilidades poéticas...

vale..

vamos digo yo???, jaja,ja...

besos muchos

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Querida amiga. Gracias por tu comentario; pocas veces se siente uno tan halagado cuando solo da salida a unas cuantas palabras que más bien estorban dentro del pecho.
Las saqué de un baúl que llevaba en mi navío porque allí no podrían escapar sin caer al agua.
Creo que es el lugar ideal para celebrar una fiesta de amor, porque está limitado y la intimidad se hace más intensa.
Yo no se lo que es eso, pero me lo imagino, y esa es mi única libertad.
Querida amiga, gracias por lo grande que eres y por tu forma de manifestarte.
Un abrazo.
Jecego.