No seas coqueta.

Presumida como una alondra
como una ardilla, altanera
como capirote en la higuera   
reluciente como luciérnaga 
y como ruiseñor cantadora.  


Así eres tu,  princesa y señora,
siempre jugando a dos bandas,
a uno le enseñas los dientes
a otro apuñalas su espalda
siendo en el baile la primera,


Sueñas mientras duermes,
cuando despiertas, sigues soñando
tu mente no descansa, siempre está maquinando
como vencer en el amor
como atrapar al incauto.  


Como la alondra vuelas y cantas
siempre con la cresta alzada,
como la ardilla, elevas tu cola
muy divertida cuando saltas..

de rama en rama como la alondra,
o como la ardilla de planta en planta
con la cresta o la cola siempre alzada.


No debes ser tan intranquila y coqueta,
como la alondra o la ardilla;
debes  llevar una vida más pausada,
de nada vale cantar mientras vuelas
ni como la ardilla, saltar con la cola alza, 


porque el viento se lleva tus cantares
y la cola alza delata,  tus turbios andares.


Jecego.



2 comentarios:

Estrella Altair dijo...

ja,ja, ja...

pero y lo feliz que es así la señora...como ardilla, como rama, como alondra..

deja que sea coqueta..

es tan bonito serlo..

y tu eres coqueto..???

te he pillado..

bessss

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Solo soñador.
Imagino mis sueños, los vivo y los disfruto.
Creo que el que no sueña es un ser encasillado en una página de su vida, un ser que ha muerto en un rincón de su camino.
Soñar es bueno cuando se elige el sueño que ha de soñar.
Un abrazo amiga, gracias por compartir tu amistad.
Jecego.